Chequeando registros

Tyria volvió del hospital. La esperé en la entrada de servicio, detrás del Palacio, la prensa sigue bloqueando la puerta principal.

-Alteza, hice recorrer el hospital entero. Quien haya sido no estaba ahí -me dijo.
-Bien. Qué sabemos hasta el momento?
-Tu ministra se incriminó y fue asesinada. En el hospital descubrí que la reacción alérgica fue causada por un medicamento que una enfermera administró. Ella no sabía que la ministra era alérgica porque esa información no estaba en su historia clínica.
-Pero nosotras en el archivo tenemos los expedientes completos, incluso las historias clínicas, y yo hice enviar ese archivo desde aquí.
-Entonces alguien lo alteró. Podemos ver las copias locales?

Entré al sistema. La historia clínica no tenía el dato. Pero la copia de seguridad estaba bien, y el registro de cambios estaba vacío.
-Alguien alteró los registros también. Buscamos a alguien con experiencia en sistemas.
-Alteza, confía en su personal de sistemas?

Recordé las palabras de Rose. Hasta dónde llega está conspiración? Hay alguien en quien pueda confiar?

-No podemos confiar en ellas -dije finalmente-. Busquemos la información nosotras mismas.

Abrí una terminal. Desde mis tiempos de la Universidad que no tenía una terminal delante. Pero cuando me identifiqué ante el sistema operativo y me presentó el indicador de órdenes, todo volvió a mi mente. Yo aprendí con modelos Franc, y a pesar de que este sistema es de fabricación nacional, se basa en los mismos conceptos que aquellos. Es increíble que la dominación Franc continúe de otras formas.

-Busquemos los registros del sistema de archivos.

Después de un rato de búsqueda, encontré lo que buscaba. La persona que falseó los registros borró el registro de cambios de la aplicación de seguimiento, pero no los registros que esta misma deja de sus propias actividades. Ahí estaba la evidencia. Se la señalé a Tyria.

-Arréstela ya mismo -le dije.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*