Shock!

Tyria y yo nos reunimos en mi oficina.

-Hay algo que no tiene sentido. Si la idea de Jivia fue escaparse, por qué simplemente no lo hizo? No era necesario que armara esta puesta en escena -dijo Tyria.
-Necesita público. Quería confesar de la manera más pública posible.
-Pero por qué?
-Es evidente que hay algo más aquí. Debemos interrogar a Jivia y obligarla a que nos diga qué hay detrás de todo esto.

Cuando fuimos al hospital, una médica nos detuvo delante del pasillo donde estaba Jivia
-No pueden pasar. Jivia ha muerto.

Miré a Tyria.

-Su herida no era tan seria. Lo juro.
-Quiero una autopsia ya -demandé.

Me llevaron a la morgue. La médica forense me estaba esperando.

-Jivia murió envenenada -me dijo.
-Cómo lo sabe? -pregunté.
-Murió por shock anafiláctico. Fue evidente apenas la trajeron.
-Alguien intenta eliminar evidencia. Averigüe qué ocurrió aquí exactamente, Tyria, y no hable con nadie salvo conmigo. Y cierre este hospital.

Fui al Palacio. Al llegar, una multitud bloqueaba la entrada. Mi custodia tuvo mucha dificultad en abrirme paso, y hubo que llamar refuerzos desde el interior. En la puerta misma, un grupo de periodistas se abalanzó hacia mí. Mis guardias apenas pudieron contenerlos.
-Alteza, se difundió el rumor de que hubo una ministra involucrada en una toma de rehenes, fue arrestada la responsable?
-La situación está bajo control. El Servicio secreto arrestó a la ministra y se encuentra en custodia de la Policía Federal -dije a las apuradas, y entré.

Llegué a mi oficina y prendí el televisor. Allí, el canal privado de noticias estaba transmitiendo lo que acababa de decir. La periodista siguió hablando.
-La Princesa Nora, hace instantes, nos confirmó que la situación de rehenes se ha resuelto.

Una chica llegó corriendo. Le dio un papel a la periodista.

-En exclusiva, por Telenoticias de hoy, Canal 80, anunciamos que la ministra arrestada ha muerto. Seguiremos informando las 24 horas.

Me quedé helada. Llamé a Tyria.

-Entró alguien al hospital? -pregunté.
-No, Alteza, llamé al cuartel apenas Usted se fue y llené este lugar de uniformados.
-Entonces la asesina sigue en el hospital. Está filtrando información a la prensa. Por favor encuéntrela.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*